Sólo si eres alguien que aprecie los sentimientos y sus pensamientos, disfrutará de la escritura de ellos.
Éste blogger permanecerá abierto para el disfrute del lector por petición solicitada de compañer@s blogueros, tendrá la actividad qué las musas así lo dispongan.

6 de junio de 2017

Silencio en la piel.



En el silencio de la piel

gravita el eco acontecido,

cayendo hacia sus adentros

donde espera la cálida brisa

que roce su punto etéreo,

para dejarse ir...

quebrantado al día púrpura

y estremecerse de nuevo.

Aligera ave migratoria

a surcar los cielos

contoneándose liviana en la danza del vuelo,

dibujando figuritas de amor entre las nubes

con las plumas del sentimiento que acarician su juego,

para sentir profundamente...

como el aire se enreda en su cuero.


Yayone Guereta.

10 de mayo de 2017

Solo entonces.



Te hablaré de mí,

desde mí orilla,
esa qué separa tangible 
-los tiempos-,
haciéndonos paralelos,
mordiendo océanos,
sepultando al universo.

Te hablaré de mí,

cuando las nubes tornen los vientos
y el mar sirva de alimento,
a estas bocas secas 
-sin aliento-,
donde los dos mundos se aunarán
esperando el momento.

Te hablaré de mí,

de todas esas noches que la luna de plata 
-se oculta-
eclipsando nuestros deseos.

Solo entonces, te hablaré de mí.


Yayone Guereta.

21 de marzo de 2017

Espacios cercados.



En un rincón de la nuca hay un espacio,

(son secretos guardados)

donde sin saberlo "desplazamos"
la palabra latiendo qué se esconde lánguida y descarnada,
qué se acurruca temblando,

dándose paso por la vaguada ambiciosa por ser, 
letra inspiradora de tango,
franquea la histriónica lengua descorazonadora
qué dispuesta "expulsa" hastiada,
ser vocablo mutilado.

Más el cariz recapitula meditando
frente al párpado expandido qué mira ante sí
exterminando cualquier síntoma de ternura,

(insignificante gota de lágrima qué osas nacer padeciendo una pena,
si muere y desaparece cuando es absorbida por la piel 
sin dejar huella qué alimente un atisbo de nostalgia),

la memoria argumenta suprimiendo a capricho
orando en plegaria el ruego qué en desamparo brama,

ser comisura del labio perdido
abrigo de un cuero olvidado
derramando efervescencia en la pasión qué flama,
qué vierte en religión chorro de "vida"

vida, qué con rabia implanta la psique por derecho 
de todo sufrimiento pretérito vomitado,
escapar de continuados escalofríos hirientes,
y suspiros, qué quedan atravesados volviéndose melancolía.

Espérame, manifestó la boca al beso profundo, 
pues llegará el día qué emane del vértice la palabra dilatada 
-como pétalos en flor-
componiendo la melodía más hermosa qué nadie pueda imaginar 
completa en armonía, unidas en cuerpo y alma, infinitamente libre.


Yayone Guereta.

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWR0h1WkRhTUVabnM/view

9 de marzo de 2017

La nube blanca.



La nube blanca pasa 
totalmente estremecida
escogiendo sus hechuras 
para hacerse chiquitina,
echa de menos el impacto de la gota,

-de la gota, de agua fría-,

y en la centellada del alba
se le congela el suspiro
que mantiene perenne

-Ínsito-

por exhalar de su boca primaveras
desde el vientre adormecido.

Sobre las calles dormidas,
apenas iluminadas,
la gota de lluvia fría
juega con la nube blanca.

La blanca nube suspira,
su aliento se vuelve escarcha
mientras la gota la mima,
la nube quiere abrazarla,

-abrazarla, hasta hacerla alabanza-.

Y la luna que los mira
presta sus rayos de plata
y sonríe cuando ilumina
a la nube blanca que pasa,

-que pasa, por la orilla-.


2017- JJ Lluvia & Yayone Guereta.


Gracias Juanjo, por compartir tus versos conmigo
impregnados de hermosas gotas de lluvia que la nube blanca nos deja
creando un dulce poema lleno de belleza.

(Algo chiquitito...)

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWZG9IQ0F3Mmwzb2M/view
.

12 de febrero de 2017

En la coma de la Luna.



El velo qué cubría al olvido se destapó aquella tarde
dónde moría el crepúsculo rojo
hundiéndose en un mudo y sereno silencio,
haciéndome sentirlo arcano

viviendo un momento inolvidable

recogida en su manto
iluminando mi rostro
dibujando colores la melancolía.

En ese inmenso cielo observo ser etérea,
pura poesía ante el universo,
confirmando mi cuerpo descarnado
con la piel sedosa deshebrándose,

que en un instante de ambición leve

me hace posar tácitamente
sintiendo la desnudez de mí alma elevarse al infinito en un empuje de aire,
ruborizándome al advertir lo qué albergaba en mi seno.

Le pregunté al grandioso firmamento
que me revelase su secreto,

alzando el semblante, -en un acto provocador-,

si en la aurora de lluvia qué lloré recordando aquella canción,
o en el insomnio febril qué perduró toda la noche,
donde la ilusión era de piedra blanca.

Entonces contemple como se trazaba en el vértice de la estrella más hermosa 
la réplica qué compartió en la coma de la luna,
y la interrogación quedó en un canto abandonado sin miedo de lanzarse al vuelo.

Ahí lo supe, hallar mi libertad.


Yayone Guereta.

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWYV9POFJOM0pMSkU/view

3 de febrero de 2017

Besándome los juicios.



Libero pasiones bajo la cascada lluviosa 
que resbala sobre mi cuero curtido,

-donde me dejo ir en suspiros-


exhalando partículas del vaho de mis propios gemidos.

Recupero oxígeno 
mientras excarcelo tensiones,

- en un juego de "fingers - 


el útero se encoge y la piel transpira queji'os,
donde pierdo el norte para sentir el desvarío 
en la humedad que agita mis sentidos.

Contengo el aire en la boca con los dientes encorsetados 
y la lengua echa un giro,
el espasmo que en un grito mudo se dilata 
por el bombeo salvaje del excitado latido.

Y en ese momento de abandono,

-besándome los juicios-,

someto el cuerpo al placer lascivo,
dedicándole un réquiem en honor a mi onanismo.




Yayone Guereta.

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWdFlXeVV6QnRad3c/view







21 de enero de 2017

Viejas palabras.



He de sanar viejas palabras heredadas
que expandidas oxidan la esencia de mi ánima,
lo haré, caminando poco a poco, 

-con los pies desnudos sobre mis pasos-,

sin la confusión que aún aprieta a los sentimientos que albergo,
en esta montaña llena de melancolías abrazadas a mi techo.

El destino no está escrito en las llaves que prevén cielos abiertos,
y en su correosa búsqueda,
se funden igual que la tierra ardiente despidiéndose
de la repentina erupción del volcán escupiendo lava a su paso dejando llaga.

Inflamo de suspiros los atardeceres 
al escuchar redoblar las campanas de la tolerancia,
y en el anhelo, me enfrento al oleaje de mis aguas turbulentas
que aprietan la impaciencia del fuego creciente 
anidando en el pecho, -quemándome por dentro- de esta rutina antigua.

Solo deseo que el camino no se haga un laberinto ponzoñoso
del que no pueda escapar,

-para poder sumergirme en el río de mi mirada-

descubriendo como recupero la voz del vocablo curado,
y en ofrenda, dedicárselo a mi alma.


Yayone Guereta.

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWYVVkM0N1TlJxbjQ/view
.

15 de enero de 2017

Sin un horizonte.



En la clausura de mi soledad exhalo un suspiro de amor
que nostálgico recuerdo en el goce estéril del instante,

-donde prolongo el sueño de tenerte-

más mis labios temblorosos advierten la verdad que dicté
frente al espejo a nuestras vidas quedando desoladas.

Abro mis manos como alas hacia el aire en la noche /buscando nada/,
esa noche que me llena de espanto en un grito desgarrador y doloroso,
como si el amor supiese que vivo sin ti dentro de mí
y en la mirada no existiese ni un destello de emoción.

La lenta saliva se funde en mi boca
y oigo mi corazón latir pausado,

(nunca igual, pero siempre sangrando, sin saber porqué),

imposible palpitar en el bombeo un nombre, y si lo hiciese, 
no sabría exactamente lo que nombra en la palabra.

Es inútil esperar de la noche un vergel de flores
que riegue este río fantasmal de la memoria,
pues en el pálido rostro implantó el invierno
la expresión fría de vacío.

Sin un horizonte,
los ojos se hacen duros como el cierzo helado.


Yayone Guereta.

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWV0lpSmZsZ1UxRTQ/view
.

8 de enero de 2017

En mi cielo.



En mi cielo reposado un mar de ilusiones crece
y barrunta primaveras en los suspiros del pecho,
en verde esmeralda pinta la memoria el horizonte
con el majestuoso azul cobalto que despide el párpado al ocaso.

Allá tú te presentas, asiendo mi mano

-sin templanzas-

sosteniendo las inseguridades en lo añejo de tu saber
y la certidumbre del que desea ser amado en plenitud.

En tus trazos deslizo sentimientos al mismo tiempo que templo los tuyos,

-acomodándonos en sentir-

pues golpea fuerte cuando el latido es trastocado por la presencia
elevando hacia las nubes la soledad donde meces los vientos.

En tus corrientes, / discreta y sibilina/

-con la libertad del silencio-

mezclo mis mareas sin detenerme,
y en la intuición de la palabra muda nos reflejamos
y en la imperfección del fluir, mezclamos vida.


Yayone Guereta.

(Deseos)

De mi voz:
https://drive.google.com/file/d/0BxTAX2JR7GuWaF9RXzNPTjZnTWM/view
.

26 de diciembre de 2016

Feliz Año Nuevo.





Mis mejores deseos
de PAZ y FELICIDAD
para todos vosotr@s,
los qué arropándonos
nos acompañamos 
en esta andadura
de letras momentáneas
donde ponemos en despliegue
esa magia de SENTIR
-con sensibilidad-
y mucha dosis de fantasía.


Feliz Año Nuevo Venidero.

Urte Berri On 2017.


Yayone Guereta.